Rabinos

[El término rabino (o rabí) aparece en la Biblia sólo en referencia a Jesús y Juan el Bautista, si bien el fariseo Gamaliel también mereció ser llamado así. Derivado de la palabra hebrea rab, que significa “grande”, el titulo se usaba con el sentido de “maestro”. En tiempo de Jesús denotaba reconocimiento y respeto, y ciertas inscripciones revelan que sólo se aplicaba a hombres de alta investidura social; sin embargo, más tarde su uso se extendió a los iniciados en la Torá.

Tras la destrucción del Templo en 70 d.C. y el surgimiento de las llamadas escuelas rabínicas en el siglo II, rabino se convirtió en titulo de los preceptores ordenados, y en la Edad Media se refería al jefe espiritual de una comunidad judía.

Fuente: “Quién es quién en la Biblia”.]

Anuncios

La Trinidad

Las controversias sobre la naturaleza divina surgieron en el siglo II, cuando los cristianos trataron de conciliar las referencias neotestamentarias a Jesús y el Espíritu Santo con la antigua creencia en un solo Dios. Algunos defendieron el monoteísmo diciendo que Jesús fue un ser humano adoptado por Dios como su hijo, y otros adujeron que el Creador se manifestaba en forma del Padre, el Hijo y el Espíritu. En el siglo III ambas ideas fueron rechazadas por Tertuliano, que habló de una “trinidad” integrada por tres personas consustanciales. Pero apenas estaba comenzando.
Un erudito llamado Ario afirmó que el Hijo fue engendrado por Dios antes de la Creación, pero como no siempre existió, no era totalmente divino. El obispo Atanasio de Alejandría reprobó esta idea, y sostuvo que el Padre y el Hijo eran consustanciales y que su divinidad era absoluta y eterna. El primer concilio ecuménico, celebrado en Nicea en el año 325 d.C., avaló la tesis de Atanasio pero las ambigüedades prevalecieron, los teólogos orientales hicieron hincapié en las tres personas, y los occidentales en el Dios único, pero nadie dijo la última palabra. San Agustín escribió: “El Padre es Dios, al igual que el Hijo y el Espíritu Santo… mas no decimos que hay tres dioses, sino un Dios, la Santísima Trinidad.”

Fuente: Quién es quién en la Biblia.

La Navidad

El 25 de diciembre es la fecha de la Natividad de Cristo según el calendario litúrgico del año 336. A Cristo se le adoraba como Luz del Mundo o Sol de Justicia. Se extendió desde Roma y fue aceptada en Occidente. Sin embargo, en algunas Iglesias Orientales conmemoraban el 6 de enero tanto el nacimiento como el bautismo de Jesús.

Los primeros cristianos estaban más interesados en la Segunda Venida de Cristo que en la fecha de su nacimiento. Es por lo que el padre de la Iglesia Orígenes escribió en el año 245 d.C. que era pecado celebrar el natalicio de Jesús “como si se tratara de un rey faraón”, y el célebre teólogo Tertuliano protestó porque en la Navidad se engalanaran las casas con guirnaldas, pues alegaba que de esa misma manera adornaban los paganos las fachadas de sus templos.

Sobre la fecha del nacimiento de Jesús hay bastantes discrepancias. La Iglesia Católica escogió el 25 de diciembre, mientras que las Iglesia Ortodoxa Griega, la Armenia, la Copta, etc. celebran la natividad de Jesús el 6 de enero, en la festividad de la Epifanía de los Magos ( la manifestación de Cristo a los gentiles ).