Prostitutas y Concubinas

En un claro llamamiento a la fidelidad conyugal, los Proverbios advierten al hombre contra “La mujer extraña, de la desconocida de palabras melosas” (Prov.2:16) Las leyes preveían severos castigos para las prostitutas, aunque al parecer no siempre se aplicaban estrictamente.

Aunque la Biblia condena la prostitución, hay datos de prostitutas que fueron recompensadas por comportarse mejor que la gente que en apariencia eran moralmente superior. Por ejemplo la hetaira Rahab y su familia fueron salvadas de la destrucción de Jericó debido a que ocultó a los espías de Josué. Y Jesús, hablando a los sacerdotes y los ancianos que cuestionaban su autoridad, dijo que “los publicanos y las prostitutas os proceden en el Reino de Dios” (Mat.21:31), señalando el hecho de que publicanos y prostitutas se habían arrepentido y aceptado su divina autoridad, no así los sacerdotes y los ancianos.

Sigue leyendo