Jesús y Osiris

f13-02Cuando leemos los relatos bíblicos del Nuevo Testamento, pensamos que la vida, las enseñanzas, la muerte y resurrección de Jesucristo fue una experiencia particular, pues nadie sería capaz de hacer los prodigios que hizo Jesús y mucho menos entregar su vida para beneficio de otros y además resucitar al tercer día. Es una experiencia extrahordinaria y por esta razón se ha conservado en los Evangelios como una historia única.

 Lo que nunca imaginaríamos es que esta historia ya se había vivido anteriormente en Egipto. El historiador griego Plutarco 50/125 a. J.C. ya dio cuenta de cómo al dios Osiris lo mataron un viernes y resucitó al tercer día.. Murió, según los cálculos más aceptados, un 17 del mes de Atyr (entre finales de agosto y comienzos de septiembre) y reapareció vivo el 19. Los textos de las pirámides, escritos sobre los muros de varios de estos monumentos de la V Dinastía (2465-2323 a. J.C.), se cita el “tercer día”como el momento en que el cuerpo del faraón, transformado en Osiris, revive antes de emprender su viaje a las estrellas.

Sigue leyendo

Anuncios