Escogidos por Dios

Jeremías 1

1  Palabras de Jeremías, hijo de Jilquías, de los sacerdotes de Anatot, en la tierra de Benjamín,

2  a quien fue dirigida la palabra de Yahveh en tiempo de Josías, hijo de Amón, rey de Judá, en el año trece de su reinado,

3  y después en tiempo de Yoyaquim, hijo de Josías, rey de Judá, hasta cumplirse el año undécimo de Sedecías, hijo de Josías, rey de Judá, o sea, hasta la deportación de Jerusalén en el mes quinto.

4  Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos:

5  Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía,

y antes que nacieses, te tenía consagrado:

yo profeta de las naciones te constituí.

6  Yo dije: «¡Ah, Señor Yahveh! Mira que no sé expresarme, que soy un muchacho.»

7  Y me dijo Yahveh:

No digas: «Soy un muchacho»,

pues adondequiera que yo te envíe irás,

y todo lo que te mande dirás.

8  No les tengas miedo,

que contigo estoy yo para salvarte

– oráculo de Yahveh -.

Yahveh escoge a sus profetas desde antes de su nacimiento, desde la matriz de su madre lo conoce y lo consagra.

Así lo corrobora.  Isaías 49  1

¡Oídme, islas,

atended, pueblos lejanos!

Yahveh desde el seno materno me llamó;

desde las entrañas de mi madre recordó mi nombre.

Del mismo modo, el Angel Gabriel anuncia al sacerdote Zacarías el nacimiento de su hijo, por medio de su esposa Isabel. Lc.  11 – 17

11 Se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso.

12 Al verle Zacarías, se turbó, y el temor se apoderó de él.

13 El ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Juan;

14 será para ti gozo y alegría, y muchos se gozarán en su nacimiento,

15 porque será grande ante el Señor; no beberá vino ni licor; estará lleno de Espíritu Santo ya desde el seno de su madre,

16 y a muchos de los hijos de Israel, les convertirá al Señor su Dios,

17 e irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, = para hacer volver los corazones de los padres a los  hijos, = y a los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.»

El apóstol Pablo también reitera el mismo hecho en Rm 8  28 – 30

28 Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio.

29 Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que fuera él  el primogénito entre muchos hermanos;

30 y a los que predestinó, a ésos también los justificó; a los que justificó, a ésos también los glorificó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s