¿Valora Dios a la Mujer?

En la reciente Atalaya de los Testigos de Jehová del mes de septiembre de 2012, se inicia con la pregunta ¿Valora Dios a la mujer?. El punto principal donde se apoya esta enseñanza es el siguiente:

¿Fue creada inferior al hombre? En absoluto. Genesis 1:27 dice: “Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creo; macho y hembra los creo”. Así que tanto el hombre como la mujer fueron creados con la capacidad de reflejar la personalidad de Dios. Y a pesar de tener una constitución física y emocional diferente, su Creador les encaró la misma comisión y le otorgó los mismos derechos (Génesis 1:28-31).

En este artículo se realza la igualdad de la mujer con el hombre como podemos apreciar.

Antes de crear a Eva, Dios indicó: “Voy a hacerle una ayudante [a Adán], como complemento de él” (Génesis 2:18). ¿Significa el hecho de que Eva fuera creada como complemento de Adán que era inferior a él? De ningún modo. La expresión hebrea empleada también se puede traducir “ayuda idónea para él” o “ayuda similar a él”. Para ilustrarlo:¿quién es más importante en un quirófano?¿El cirujano o el anestesiólogo (en realidad asestesísta)? Es cierto que el cirujano es el que opera, pero no podría hacerlo sin la ayuda del anestesiólogo. Algo parecido pasa en el caso del hombre y la mujer.Dios los creó para que colaboraran estrechamente, no para que compitieran entre sí (Génesis2:24).

Lo curioso de este artículo es que se rebota con lo que la misma organización enseñaba hace unos cuantos años. Según sus revistas la mujer estaba en un puesto de sumisión extrema al hombre. En unos de estos artículos había un apartado de “Preguntas de los lectores” donde se podía acceder a preguntar a la Sociedad WT alguna cuestión de índole personal (por lo menos, eso daban a entender). Y en uno de éstos artículos, en la revista con fecha de 15 de mayo de 1969 se presenta la siguiente pregunta, con el consecuente desarrollo:

Sé que la Biblia dice que una esposa cristiana debe amar y respetar a su esposo. Pero mi esposo es un borracho. ¿Cómo puede alguien amar y respetar a tal hombre?-C.N., EE. UU.

Dentro de un diálogo correspondiente a este problema, el artículo se centra en la siguiente respuesta:

Como se reconoce en la pregunta, la Palabra de Dios manda a las esposas que amen y respeten a sus esposos, diciendo, entre otras cosas: “Que las esposas estén en sujeción a sus esposos como al Señor… que la esposa le tenga profundo respeto a su esposo.” (Efe. 5:22,33) El esposo tiene en la familia un lugar de responsabilidad que le ha asignado Dios, sea que cumpla plenamente con los requisitos de Dios o no. La esposa debe respetar la posición que él ocupa, aunque no pueda aprobar todo lo que él haga.

En otra revista del 1 de abril de 1969 en el mismo apartado de “Preguntas de los lectores” se presenta un problema financiero entre una pareja casada donde los dos trabajan. La pregunta es, ¿quién decide como se debe gastar el dinero que gana ella?. La respuesta es sorprendente:

Aconsejan las Escrituras: “El esposo es cabeza de su esposa como el Cristo también es cabeza de la congregación… Esposos, continúen amando a sus esposas, así como el Cristo trambién amó a la congregación.” (Efe. 5:23, 25) Pero, ¿qué significa esto cuando se aplica a los asuntos financieros de la familia? Primero significa que el esposo tiene la responsabilidad principal de tomar decisiones en cuanto a cómo se utilizará el dinero de la familia. Probablemente el esposo amoroso querrá considerar tales asuntos con su esposa para saber lo que ella piensa y para recibir sugerencias, pero, especialmente sobre asuntos importantes, él es quien habrá de tomar las decisiones finales.

Parece lógico que ahora quieran esconder este tipo de literatura, aunque sea por estupor. Y además es muy gracioso ver cómo cambian para no verse ridiculizados por la gente que va evolucionando delante de ellos. En ese mismo año, vuelve a salir otro artículo dedicado al mismo menester. Esta vez es la revista del 15 de agosto de 1969, donde se comenta un supuesto, donde el esposo siempre convence a su esposa del lugar donde deben ir a pasar las vacaciones. ¿Debe salirse él siempre con la suya? o ¿cual sería el mejor modo de abortar el tema? Veamos cual es el consejo del esclavo fiel y discreto:

Cuando el esposo insiste en salirse con la suya, siempre convenciendo a su esposa de hacer lo que él quiere, sin considerar en absoluto el parecer de ella, ¿ qué sucede? El cónyuge sumiso puede acceder, es verdad, para conservar la paz de la familia, pero a través de un período de tiempo estas irritaciones van montando hasta que causan una tirantez en la relación de ellos por no haberse hecho las cosas altruistamente, por amor. jCuánto mejor sería que consideraran los asuntos en los cuales participan en común! Entonces el esposo puede tomar la decisión final para el provecho mutuo de ambos, considerando cuidadosamente los sentimientos y deseos de su esposa

Aquí queda bien patente quién lleva los pantalones, pero nada siempre con amor. Bien, parece que ahora les ha llegado una “nueva luz” y han cambiado, pasando de unos textos y acogiéndose a otros. Tenemos que ver cuántas enseñanzas han cambiado en su corta historia y ver cuántas necesitan cambiar. Estaremos a la espectativa de sus avances junto con sus tropiezos y sus cambios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s