La Creación

En esta página quiero comentar sobre un libro titulado “101 Mitos de la Biblia”, escrito por Greenberg Gary. En él se analiza tanto de dónde se obtuvieron las enseñanzas que hoy encontramos en la Biblia, así como libros a los que los escritores de la Biblia hacen referencia en sus pasajes. 

Para empezar y para ponernos en situación, he escogido el relato de la Creación. En el Génesis cap. 1 ver. 1y2 nos cuenta cómo fueron creadas todas las cosas:“Al principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin forma y vacía y las tinieblas cubrían la faz del abismo. Y el espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de las aguas.” 

Tanto los cielos como la tierra estaban sumergidos en el “abismo” durante la etapa inicial, a la espera de ser alzados y transformados en el estado físico actual. Las palabras traducidas como “sin forma” y “vacía” aparecen en el hebreo original como tohu y bohu, que expresan el caos o el desorden. Al unir estas dos palabras vienen a indicar un espacio extenso y vacío, una zona desierta. La palabra que se traduce como “espíritu” en la frase “espíritu de Dios” aparece en el hebreo original como ruach, y no significa “espíritu”, sino “viento” o “exalación violenta”. Si traducimos los primeros versículos del Génesis vemos que describen cuatro cosas: 


1 Una tierra y unos cielos que ocupan un espacio, pero que carecen de forma o contenido. 
2 Oscuridad. 
3 Un abismo acuoso, dentro del cual existe el espacio sin forma. 
4 Un viento (espíritu de Dios) que flota sobre la superficie de las aguas.

Estos cuatro elementos constituyen lo que los autores bíblicos creían que eran los cuatro componentes básicos del universo anteriores al inicio de la Creación, uno de los cuales, el viento, era identificado con el dios hebreo. Correspondían precisamente con lo que los sacerdotes egipcios de Tebas y Hermópolis creían que eran los cuatro componentes del universo durante el inicio de la Creación, pero los egipcios identificaban cada uno de estos cuatro elementos con una pareja de divinidades de ambos sexos, lo cual se consideraba tabú en la teología hebrea, pero se puede deducir que adoptaron el esquema egipcio. 


Las divinidades eran: 1 Heh y Hehet, espacio sin forma, es decir, la burbuja deforme dentro del abismo,tal y como describe el Génesis como tohu y bohu; 2 Kek y Keket, la oscuridad en la superficie de las aguas; 3 Nun y Naunet, el diluvio primitivo, “el abismo”, igual que el abismo bíblico; 4 Amón y Amonet, el viento invisible, el “viento” bíblico que flotaba sobre el abismo. 


Aunque los sacerdotes hebreos adoptaron esta visión egipcia del universo primitivo, su teología monoteísta hizo que desasociaran estos cuatro elementos naturales de las divinidades egipcias con las cuales se identificaban, reteniendo únicamente los atributos con los que se asociaba a los dioses. 

Además, el autor del Génesis de este relato de la Creación aceptaba la tradición tebana que identificaba al Creador original con el viento. Simplemente, cambiaron el nombre del dios egipcio Amón por el nombre hebreo de Elohim, y lo describieron como ruach, el viento.  
Fuente de la información: “101 Mitos de la Biblia” de Greenberg Gary.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s